31 ago. 2010

Impermeable

En ciertas ocasiones he tenido la sensación de estar cubierto, de la cabeza hasta los pies, de una especie de cubierta que impermeabiliza los sentimientos desencadenados por alguna situación puntual y destacada por su naturaleza.
Supongo que, de primeras, es algo completamente normal e incluso vital para evitar el camino a la perdición, pero puede que en exceso sea perjudicial, al deshumanizar al individuo progresivamente.
Y... ¿cómo se fomenta? Tal vez al otorgar una excesiva importancia a las preocupaciones propias de la rutina, pudiendo superar al tipo de hechos que previamente he comentado y que, por naturaleza, son mucho más importantes.
En cualquier caso, no es del todo agradable. Se trata de vivir, no de sobrevivir.

5 comentarios:

Fer dijo...

La última frase es muy de Mario. : )

Óscar_Creep dijo...

Es cierto que esa coraza puede evitarte muchas malas experiencias. Pero muchos sentimientos que te puedan producir, como el dolor o la tristeza, también forman parte de la vida y hay que saber disfrutarlos y aprender de ellos.
Sino, tendrás una existencia segura, tranquila y probablemente feliz, pero completamente insípida.

Asi que, ya sabes, a dejarse llevar más a menudo ;)

Fer dijo...

Tranqui: es algo ocasional.
Si lo menciono es porque sé reconocerlo cuando viene e intento evitarlo.
Ya me encargo de que no tener una existencia insípida : )

Maitasun dijo...

Fer, todos tenemos a veces esa coraza... es protección!!
Pero como bien dices, lo importante también es saber reconocerlo y saber que es ocasional!!
Y como bien has dicho, a vivir y no sobrevivir :)

Besotes

MDoc dijo...

Creo que todo aquél que habita en este planeta está dotado del impermeable que en muchas ocasiones nos permite sobrevivir a situaciones que si nos dejáramos llevar por ellas quizás como bien dices, fuera el camino a la perdición.
Sin embargo como también dices, puede acabar deshumanizando a la persona, pero creo que hay que aceptarlo y saber controlarlo en cada momento. Aunque exista esa coraza, siempre quedará el lado humano. Al fin y al cabo, vivir (que no sobrevivir) es disfrutar de cada momento de la vida, con impermeable, o sin él ;).