31 ago. 2010

Impermeable

En ciertas ocasiones he tenido la sensación de estar cubierto, de la cabeza hasta los pies, de una especie de cubierta que impermeabiliza los sentimientos desencadenados por alguna situación puntual y destacada por su naturaleza.
Supongo que, de primeras, es algo completamente normal e incluso vital para evitar el camino a la perdición, pero puede que en exceso sea perjudicial, al deshumanizar al individuo progresivamente.
Y... ¿cómo se fomenta? Tal vez al otorgar una excesiva importancia a las preocupaciones propias de la rutina, pudiendo superar al tipo de hechos que previamente he comentado y que, por naturaleza, son mucho más importantes.
En cualquier caso, no es del todo agradable. Se trata de vivir, no de sobrevivir.

25 ago. 2010

Demasiada casualidad

Que la Gamescom se celebre en Colonia a un escaso mes de irme.
El hecho de que, el que puede que sea el evento europeo más importante relacionado con una de mis mayores aficiones, se asiente en la ciudad en la que pasaré los próximos meses sería el resultado de una bonita casualidad si no fuera porque ahora mismo debo atender a la prioridad de intentar aprobar Anatomía Patológica de órganos y sistemas.
:_D

"¿Qué tal el verano?"

"Bien, gracias. Tras un Julio algo agitado y unas semanas de descanso es tiempo de ponerse a estudiar".
De esta forma creo que consigo resumir lo que algunos contactos me preguntan tras algo de tiempo sin mantener conversación. En dicho resumen excluyo normalmente lo que casi podría considerarse como un axioma en el goce del tiempo libre estival: los proyectos que se planean semanas antes de empezar las vacaciones que, al final, acaban tirados en la cuneta. Inflados tal vez por el ansia de querer llegar al final unida a la presión propia de las exigencias de la época. Cada uno tiene sus motivos. Los míos: dejar los cabos bien atados ante lo que se me presenta por delante durante el venidero año académico y, en parte, no querer resultar cargante a ojos de con quien me correspondería compartir la vivencia que en un principio se planteaba como factible.
Pese a esta situación, la verdad es que no puedo quejarme de cómo estoy desarrollando los tres meses de vacaciones. Pasar la mayor parte del tiempo en Mérida no está resultando monótono gracias a que casi todos los días ocurre algo nuevo al salir de casa, gracias mayoritariamente a la panda de pintorescos con la que me junto.
Y bueno... tener que estudiar en esta segunda quincena de Agosto no resulta para nada atractivo, más cuando Murphy pretende hacerte la vida imposible ofreciéndote diversas formas de hacerte sentir que pierdes el tiempo. Menos mal que, tras el 9 de Septiembre, la tranquilidad del final de verano aparecerá.
Y justo en un mes estaré de camino a Colonia para vivir la aventura de este año. A ver, a ver...

20 ago. 2010

El inicio

Ante todo, bienvenid@
Hace tiempo que dejé de escribir en la blogosfera, a modo de efecto secundario de abandonar mi actividad en Fotolog, con el que mi anterior blog tenía un vínculo especial, y ante todo por el ajetreo de la vida diaria de un estudiante que poco para en casa y que, para cuando lo hace, no deja de navegar por Internet para empaparse de información.
Pero con esta entrada quiero empezar una nueva etapa bloguera, implicándome completamente en la redacción y en el tránsito de información entre los diferentes habitantes de  en este universo tan peculiar y que dan sentido al Internet que todos queremos. Así pues, actualizaré constantemente este cuaderno de bitácora al que he denominado "Greenish blue life". ¿La razón? El azul verdoso es mi color favorito, de forma que la vida en azul verdoso es un modo de querer decir que todo aquello que pase por aquí procede de mis inquietudes y experiencias personales.

Sin más que comentar, doy con éste el primer paso de un largo y fructífero camino.